Follow by Email

miércoles, 19 de octubre de 2011

UNA MANCHA DE CAFE - Leyenda urbana


Cuenta la leyenda que un sábado a la noche un joven fue a bailar a un boliche. Sus amigos, a último momento, habían decidido no acompañarlo. Esa noche de invierno conoció a una hermosa chica. Nunca la había visto antes, y eso era extraño. Hacía mucho que iba a bailar al mismo lugar. Estuvieron juntos toda la noche, bailaron, charlaron, pasearon entre los arboles de una plaza cercana, y se dieron algún beso. Era un amanecer helado, y él le prestó su campera. Cuentan que la chica se llamaba Laura. Mientras disfrutaban de un necesario desayuno, Laura se volcó el café sobre la campera. Una enorme mancha se expandió sobre sobre la tela. Él la acompañó hasta su casa, y ella dijo que lo llamaría:había prometido lavar la mancha. ¡Qué bueno! ¡Volvería a verla! El joven se habría enamorado. Los días pasaron y no recibió el llamado. La ansiiedad lo devoraba. No sabía cuando pasar por la casa de la muchacha y no había logrado comunicarse con ella. No pudo mas. Llovía en la ciudad y el mediodía era una medianoche tormentosa. Pensó antes de golpear la puerta, estaba mojado y tiritaba... - ¡Hola!, ¿está Laura? dijo con un castañar de dientes constante.- Vengo a buscar una campera que ella iba a lavarme. -¿Vos me estás cargando, pibe? - le dijo un señor con barba negra y vos muy grave. -No señor - le contestó - Vengo a buscar mi campera. Se la presté hace dos semanas. Nos conocimos en un boliche. -¿Cómo? ¿Estás loco? ¡Mi hija se nos fue el año pasado! El joven quedó pasmado. Seguía lloviendo en la calle, pero el frío ya no estaba afuera, sino en su interior. Juntos, en la noche de tormenta, el padre y el enamorado caminaron por el jardín de la casa. De repente, vieron el jazmín que Laura solía cuidar florecido en pleno invierno... Y cuando el muchacho clavó sus ojos en la tierra vio que su campera estaba allí al lado de la planta. Cuentan los vecinos que el jazmin florece todos los inviernos gracias a los cuidados del muchacho, que sigue vistiendo la campera aunque tenga la mancha cada vez más y más oscura. Anónimo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada